Cinco minutos



Gracias Dios, por aquellos "libres" que aún en medio de muchas cosas por hacer, nos regalan 5 minutos y se detienen para saludar. Seguramente, conoces a varios de ellos, suelen decir "sólo paso a saludar" y es la llave que nos recuerda que la Vida es encuentro, siempre, también en medio de papeles, celulares y un reloj que nos corre. 

Uno quisiera que lleguen antes o se queden más, pero sin embargo, es lo que hoy pueden dar y se hacen el tiempo y ... se dan: ¡bendito paréntesis! No siguen de largo, reconocen la posibilidad de hoy, saben que ésta vez no se trata de la cantidad, sino de la intensidad de un saludo hecho abrazo, de una sonrisa que dibuja otra, de dos días que convergen.

Como en un reloj de arena, que a medida que transcurren los segundos se va llenando "lo vacío", así son estos cinco minutos: colmados de Vida.


Comentarios