Volver a creer


Padre, varias veces ando por mi cuenta
y deambulo en pensamientos que apabullan mi alegría.

La preocupación saquea los buenos momentos
y disfrutar plenamente se hace difícil.

Temo quedar a mitad de camino del sueño que soy para Vos,
sin llegar nunca a florecer.

Me atormenta ser un proyecto que no llegará a realizarse,
que caducará en la espera.

A veces todo ésto pasa con celeridad,
pero en otras se queda más tiempo.

Y aunque se vaya,
sólo es posponerlo porque volverá.

Me he puesto en el centro de mi vida
y te he corrido de lugar.

Olvidé que no se trata de mis fuerzas
ni de presentarte méritos: sos mi Papá.

Volver a creer,
es la cita que me ofrecés:
asistiré.

Comentarios