Cuando estés, estoy

Estábamos por salir para realizar quehaceres pero aún me faltaban detalles por preparar. "Cuando estés, estoy", me dijo y puedo decir, me regaló. Ésta frase está forjada desde el Amor, no buscó apurarme sino que supo respetar mis tiempos, esperarme, sin brusquedades ni impaciencias y sobre todo, sin irse.



Jesús, enseñame a caminar con mis hermanos,
a velar por Tus Sueños en ellos,
a custodiar sus pasos tan llenos de promesas
que bombean tantos intentos.

Mostrame cómo ser cobijo fecundo
en sus pasos en falso, 
en sus tropiezos,
y en sus saltos.

Contame sobre respetar sus ritmos:
ni forzar corridas ni retrasar la aguja del reloj,
tan sólo el que hoy puede.
ése será siempre el mejor.

Ayudame a andar saltando charcos
o traspasar nieblas,
a esperar sin irme,
 mientras la Esperanza nos puebla.

A que crea en que ya no se trata de ellos ni de mí,
se trata de Vos Jesús, en medio
regalándonos un «nosotros»
que atraviesa todo miedo.

Amén

Comentarios