Sin Vos, no puedo

Jesús,
busqué tantas veces pero no encontré,
intenté más pero no lo logré.

Cansado,
ya no quise encontrar
desahuciado,
desistí de alcanzar.

Se había hecho de noche,
y mi Fe no hallaba Tu rastro,
Tu Rostro.

Pero viniste a mi encuentro
y Tu Presencia acarició mi angustia.

Si me lo dices,
iremos a lo hondo,
exclamé.



Llega Maestro, a lo profundo de mis anhelos,
a los rincones de mi ayer que necesitan descubrirse entre Tus brazos,
a mis preocupaciones que desparraman miedos.

Ayudame a lanzarme al caudal de la Vida,
que Tu red reciba y me sostenga en mis inseguridades,
y en Tu Palabra resucitará mi Esperanza.

Aunque la historia me eche en cara los fracasos,
con Tu Gracia, también echaré pero las redes.

Que sin Vos no puedo,
sin Vos, no quiero.
y así mirar lo pequeño posible,
porque creo en lo que Vos ves.

Comentarios