Regalar tiempo

Es curioso que aquellos que no suelen leer libros durante el año, hayan respuesta en que carecen de tiempo y sin embargo, aquellos que sí, sostienen que "se hacen el tiempo".

Podemos deducir que somos nosotros los que en libertad, elegimos cómo vivirlo.

Hoy ha sido un día donde varios amigos y hermanos, me han regalado su tiempo. Estando como todos, con muchos quehaceres, han hecho un paréntesis haciendo posible, el encuentro. Y así los minutos conquistaban hondura, pincelando sonrisas, miradas, silencios y mates. Tan simplemente bello, tan fecundo.

¡Regalar tiempo es regalar Vida! Es elegir que los latidos resuenen junto a aquella persona, es abrirte a la posibilidad de no volver a ser el mismo luego del ida y vuelta de corazones.

A Dios gracias a todos los que me han regalado su tiempo, tiempo que aunque aquí es "finito", durará para siempre porque gestado en Él, tiene ecos de eternidad.



Eclesiastés 3, 9-14
"¿Qué provecho obtiene el trabajador con su esfuerzo? Yo vi la tarea que Dios impuso a los hombres para que se ocupen de ella. El hizo todas las cosas apropiadas a su tiempo, pero también puso en el corazón del hombre el sentido del tiempo pasado y futuro, sin que el hombre pueda descubrir la obra que hace Dios desde el principio hasta el fin.
Yo comprendí que lo único bueno para el hombre es alegrarse y buscar el bienestar en la vida. Después de todo, que un hombre coma y beba y goce del bienestar con su esfuerzo, eso es un don de Dios.Yo reconocí que todo lo que hace Dios dura para siempre: no hay que añadirle ni quitarle nada, y Dios obra así para que se tenga temor en su presencia"

Comentarios