¡Demos gracias!


Una vez me invitaron a hacer un listadito de Acción de Gracias diario. El listadito se transformó en renglones interminables. ¡Así descubrí cuán bendecida era! Tanta maravilla de la Buena rodeándome cambió la mirada de mis ojos que antes sepultaban a los días aparentemente feos, como olvidables.
Una vez me enseñaron y siempre lo sigo aprendiendo.

Comentarios