Fallas en la comunicación



He dejado mi oración a la intemperie,
el viento del desgano ha erosionado el entusiasmo
mientras más fugaz es el tiempo que nos regalo.

He caído en la trampa
en la que los miedos restringen los sueños
y las alegrías han olvidado su hondura.

Voy a contramano pero de la Vida,
todo esfuerzo se llena de preguntas
y lo que escapa a la lógica ancla mis pasos.

Al tomar distancia de Vos,
gradualmente se enfrían los latidos
y lo cotidiano ya no sabe a milagro.

He dejado mi oración a la intemperie,
en libertad había quedado esclavo afuera,
pero Vos conservaste vivas nuestras charlas; ninguna se ha perdido.


Tus brazos ya le dan la bienvenida nuevamente a mis palabras 
que tanto extrañan contarte de aquello que ya sabes 
pero no te aburres de recibir.

Me enseñarás a escuchar,
a madurar la fidelidad
y a comunicarme pronto, si me alejo de mi Dios. 

Comentarios