Para esos días

Dios, no ha sido un día fácil
las horas han interrogado mis pasos
y han quedado en tristeza paralizados.

Un espejo me ha acusado
y me ha echado en cara todo lo que no he logrado,
lo que ha mis ojos he hecho mal.

Es difícil estar fastidioso con alguien,
más si estás con él todo el tiempo,
pero ¿ y cómo se hace cuando ese alguien es uno mismo?

Duelen los latidos cuando las voces
resaltan lo que perdí, 
las veces que no creí,
lo que dejé pasar.



Sin embargo, 
en un Amor inexplicable,
seguís eligiéndome
y por ello quiero presentarte esos fracasos,
tómalos y redescubrime bienaventurado
Haciendo Nuevas Todas Mis Cosas.

Renova las posibilidades,
resignifica lo recorrido,
hacé fecundo incluso éste día,
que tanto necesita acurrucarse en Tu Esperanza.

Amén

Comentarios