10 julio 2016

Corazón permeable



Un corazón permeable a Tus latidos te pido Dios,
que se conmueva por la vida del hermano,
que tal vez no recuerda el milagro que es
o soy yo el que ha dejado empolvar tanto regalo.

Que mis pasos se hagan eco de los suyos
de tal manera que llore sus lágrimas
y que mis alegrías las comparta sin restricciones
y las haga de él.

Tal vez su hoy se ha estancado en fotos viejas,
y teme salir de allí,
no sabe cuántos paisajes están velando por su llegada,
todos Tus Sueños en él están vivos.

Por eso, que no siga de largo,
ni esté pendiente de la hora,
que celebre el encuentro
y bendiga el momento.

Que la Vida es una cita,
para encontrarnos y celebrarnos,
ver nuestras historias por Vos entrelazadas y
arrimarnos al fogón de sabernos hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...