En la intimidad de Dios


A veces en un abrazo se te "pega" la fragancia del perfume de tu hermano y logra permanecer más allá de estar juntos.

A veces la Gracia de Dios silencia las palabras, invitándolas a cobijarse en una intimidad que lejos de ser egoísta, se hace palpable pero ésta vez, sin emitir sonido.

"Pero no quiero entrar en detalles. Hay cosas que si se exponen al aire pierden su perfume, y hay sentimientos del alma que no pueden traducirse al lenguaje de la tierra sin que pierdan su sentido íntimo y celestial" 
Santa Teresita

Comentarios