19 enero 2016

Sin papeles


Cada vez que me encuentro con Dios es sin protocolos. Digamos, no necesito carta de presentación, ni curriculum, ni gente que me recomiende ni que certifique esto o aquello, ni hablarle con adornos.

No necesito nada pero no por mí sino por Él; Él me conoce. Él "me sabe". Y en Su Misericordioso Amor, me sigue encontrando, eligiendo y vuelta a encontrar.

Toda mi Vida es un encuentro con Dios. La tuya, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...