¡Bienvenido!


Si el Camino en la Vida nos encuentra
y nuestros pasos comienzan a acompañarse latiendo uno en el corazón del otro,
déjame invitarte a que prestes atención.

No te asustes,
es sólo compartirte lo que por ahí se nos escapa: 
somos millones en éste mundo,
sin embargo, 
vos y yo no hemos seguido de largo
sino que nos hemos encontrado.

Nada por casualidad,
todo por Providencia;
habrá una buena razón.

Será que Dios quiere estar en nosotros,
y alcanzarnos en éste puente fraterno Su bendición.

A veces voy detrás de ilusiones baratas
y cualquier preocupación en un chasquido me arrebata la paz,
y se me traspapela la felicidad,
se ahoga mi libertad.

Por eso:
¡que bueno que la Vida te haya traído!

Se esparce la Esperanza si vamos juntos
y más que juntos, unidos,
que me han dado por Verdad que pierden fuerza los miedos
cuando al lazo lo plasma el Amor,
cuando voy con vos.




Comentarios