Sin sueños



Sin sueños. Así andaba, prefería andar. Todo lo que antes buscaba se esfumaba con un simple soplo de realidad. 

Demasiado tiempo hablando de mis sueños con un corazón zigzageante de signos inventados. 

Elegí arrojarlos fuera, lejos de mi horizonte diario. Horizonte de 24 hs.

Ya no soñaba, ya no quería soñar.

Sin embargo, no dejaba de creer:"Tal vez algún día, me encuentren los Sueños de Dios", me decía. 

Capaz, hoy el picaporte comenzó a girar, hoy alguien me dijo: "Dios cree en vos".



Comentarios