21 septiembre 2015

Brasa encendida

Vago por laberintos interiores
mendigando sentido;
me "salí" de la Vida.

He dejado el fuego apagar:
no quería notar que se iban enfriando los latidos
mientras me buscaba a mí mismo y así,
asfixié mi Fe.

Han olvidado el motivo para bombear el corazón,
los pasos se han arrinconado lejos,
todo lo vivido tiene un signo de pregunta
mientras el temor agita la respiración.

La sentencia es que soy un fracaso,
que nada bueno puede salir de mí,
que deje ir a los sueños,
que no hay para mí.


En lo que hago no sale lo mejor de mí,
no es lo mismo,
todo esto me sucede si no estoy con Vos.

Pero aunque yo te haya abandonado,
no así Vos y me anuncias que
en lo más recóndito del alma,
hay aún una brasa encendida:
el Fuego no se ha extinguido,
mientras Tu Amor por mí exista.

Tu Amor No Pasará Jamás

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...