¿A dónde van?

¿Qué pasa 
con las palabras 
que no escucho,
con los detalles 
que no veo?

¿A dónde van 
cuando mis oídos
y miradas 
están distraídos 
de lo importante?

Se me late que nada de ello se pierde,
es que me han proclamado que el Amor no muere,
entonces nada de lo que parta de él,
quedará vagando errante,
sino que estará siempre ahí,
esperando... me.



Pido a Dios recoja esas palabras,
rostros y miradas, gestos y tanto más de mis hermanos
que he dejado pasar de largo,
que sane esas distracciones que pudieron herir,
que las llene de Su Presencia fiel, Viva y restauradora.

Comentarios