27 junio 2015

Vivir en Comunidad


Las armaduras se dejan a un lado,
las posturas rígidas se van, 
los latidos se calman.
Las tranqueras se abren,
los cerrojos se corren,
las puertas se abren.
Entra la luz,
el aire nuevo avanza,
el silencio no incomoda.
Los pies se descalzan de prejuicios,
el reloj no se escucha,
importa el aquí y el ahora.
Ello y más,
es vivir en Comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...