Vivir en Comunidad


Las armaduras se dejan a un lado,
las posturas rígidas se van, 
los latidos se calman.
Las tranqueras se abren,
los cerrojos se corren,
las puertas se abren.
Entra la luz,
el aire nuevo avanza,
el silencio no incomoda.
Los pies se descalzan de prejuicios,
el reloj no se escucha,
importa el aquí y el ahora.
Ello y más,
es vivir en Comunidad.

Comentarios