Paz

A veces tengo miedo Dios,
el miedo ancla mi hoy en la frustración
de que tal vez, 
todo lo que hemos soñado Vos y yo,
muera en lo hubiera sido 
porque nunca será.

Cuando nos encontramos,
lejos de apagarlos,
encendés aún más los anhelos
y me decís que no son un cuento,
son la Verdad que me invita a la libertad.


Me proclamas libre y 
queres sanar mi historia,
liberándome de todo candado
que aprisione la originalidad con la que me creaste.

Porque siendo esclavo de tristezas,
se desdibujan mis latidos y 
mis pasos pierden la brújula al andar.

Quiero aprender a confiar,
a confiarme por entero,
porque sos mi Papá,
sé que si te dejo,
 acunarás mis miedos
y la paz llegará.


Comentarios