Me extraño


Dios descanso en Tus manos 
todo lo que late en mi corazón,
especialmente aquello a lo que no sé ponerle palabras
y que me trae tantas sensaciones raras.

No me siento mal
pero sé que podría estar mejor,
hay partes de mí que desconozco:
¿qué es lo que me atrapa?

A veces me extraño a mi mismo,
¿quién es este visitante que ha usurpado mi identidad?
Un laberinto de preguntas recorre mis horas,
mis ojos se pierden en tanto misterio.

Está todo oscuro,
parece que todos se han ido,
incluso yo:
¡¿hay alguien aquí?!

Me arrincono en la soledad,
mis ojos aguantan las lágrimas 
pero de repente una Voz derriba el muro:
me llama por mi nombre y pregunta:
¿por qué lloras?

¡Conozco esa Voz!
Cada Palabra que pronuncia me ha salvado,
me ha rescatado de todo sofocamiento en el alma.

Es Él
Quien ha corrido la piedra,
ha entrado a mi casa Su Resurrección
y me ha invitado a la Vida.

Es hora de volver,
me había alejado de Dios,
sin Vos
ya no era yo.

Comentarios