Extraviado

A veces mi alegría está herida,
se ha extraviado en la desesperanza.

El hoy duele demasiado,
y no sé si volveré a sonreír.

Ya lo sé,
se trata de entregártelo todo.

Me dices que si no me sale de una vez para siempre,
sea de una vez vez cada día.

¡Pero me resisto!,
la guerra ha hecho trincheras en mi corazón.

Puede que no te hable,
que mis pasos estén enojados.




Pero no puedo ignorarte,
sería escaparme de quien soy:
Tu hijo amado.

Respetas mi silencio,
no forzas mi querer,
pero siempre despierto no dejas de esperar.

Mantenes Tu mano extendida,
hasta que me dejo tomar y...
te siento,
siento Tus llagas.

Me estás sanando,
estaré bien.

Comentarios