Dios crea de la nada


Recordando a la Madre Teresa,
no siento que lo que hago sea como aquella gota 
que hace que el océano no sea el mismo
porque en realidad,
a veces siento que no estoy haciendo nada.
Más de una vez, 
un remolino de desánimo y desconcierto me alcanza;
veo mis manos demasiado impecables,
mis zapatillas con sus suelas nuevas.

Y ahora llega El que nunca se va:
"Sé fiel en lo que hoy te pido,
sólo confía en Mí, 
no te distraigas en voces falsas
que te invitan a la tristeza.
Ama en tu hoy,
que Yo estoy allí 
en el todo de tus días y 
no contabilices cuánto te parece que obras,
acordate que Yo creo de la "nada".
Lo que importa es el Amor"

Comentarios