24 mayo 2015

Aventón


Ven Espíritu Santo,
no sigas de largo,
necesito un aventón:
que te acerques,
que te adentres
y me lleves a Vos.

He quedado en el camino,
al costado allí donde ves pasar la vida;
parece que todo va mal.

Esta tristeza me dice que no acabará,
que el temor me pesa tanto
que siempre aplastará mi hoy.

La confusión es grande,
difícil abrazar la realidad,
y más doloroso esquivar lo que es. 

Pero Vos sabes de mis lágrimas a escondidas,
conoces mis heridas,
cuando mi corazón baja las cortinas a la luz.

En este momento no veo nada
y descubro que soy eco de Jesús en Su
"Padre, ¿por qué me abandonaste?"

Quisiese cerrar la puerta a la vida
y que ya nadie hable
pero hay Alguien que sigue insistiendo:
"espera, ya pasará".

Si ésta es Tu Voluntad,
ayudame a vivirla Bien,
envia Tu Espíritu Santo
y Harás Todo Nuevo.

Esperaré.
Creeré en esta espera.
Será fecunda.

Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...