Ya no más miedo


Jesús,
necesito hablar con Vos 
pero sobre todo escucharte
y que Tu Palabra me salve.

Ya hace tiempo que se aproximan unos miedos,
asfixian mis días y saquean las alegrías.

Son viejos conocidos,
no dejan de venir,
saben por dónde entrar.

Estoy anclado en ellos,
cansan mi ánimo y
entristecen mis latidos.

Mis pasos sedientos de paz
atados a lo que ya fue
o a lo que aún no es
 y tal vez nunca sea,
se pierden Tus regalos. 

No te acabo de entregar por entero los temores
porque no me confío plenamente en Tus brazos.

Pero aquí están, estos son: ...

Ya no me pertenecen ni yo a ellos,
que Tu Palabra los silencie,
que Tu Amor fiel me salve,
que Tu Presencia bendiga este hoy.

Amén

Comentarios