Desanclame de la indiferencia

La presente oración surgió como soplo del Espíritu y el impulso de una hermana del alma (( Jesica )) que me regala Dios, a partir del mensaje para la Cuaresma 2015 del Papa Francisco
_____________________________________________________________________

Dios ¡gracias por este nuevo día que comienza!
Gracias porque la puerta de Vida en Abundancia está abierta,
entre Vos y nosotros, entre mis hermanos y yo.

Gracias porque sé que aunque nunca te vas,
hoy vendrás nuevamente
y me alcanzarás la noticia de saberme infinitamente amado.

Antes de dar los primeros pasos,
quiero pedirte me des la Gracia
de quitar todas las trabas que le he puesto a la puerta.

Se ha endurecido mi corazón
y a veces tengo miedo de amar,
prefiero mirar hacia otro lado
y seguir de largo ante los latidos necesitados de mis hermanos.

Temo salir herido al abrir mi corazón
pero ya me lastima ¡y como duele!
dejar pasar la posibilidad de amarlos,
de amarte en ellos,
aquí y ahora.

¡Soy tan frágil!
Dios, vos me conoces
vos que "me sabes" más que yo mismo:
¡despertame y levantame!
Anunciame la bienaventuranza
que atesora mi pequeñez.




Vaciame de todo lo que está de más,
llename de Tu Presencia,
revestime con Tu Amor;
que no pueda ocultarte,
que no pueda contenerte,
que no me reserve nada,
que lo de todo,
que me de todo a todos.

En el mar de la indiferencia,
desanclame del egoísmo,
de la búsqueda de mí mismo,
sabiéndote que al dejarme encontrar por Vos en mis hermanos,
el sentido de mi vida  hallaré.

Quiero cruzar el umbral y confiando,  
elijo dejarme rozar por Tu presencia
en la Eucaristía, en la Palabra, en mis hermanos.

Lo confieso, me cuesta que laves mis pies
pero sólo así recordaré que siempre Sos Vos el que da el primer paso,
que si me regalas la capacidad de amar,
es porque antes me amaste.

Así como Mamá María y  los santos amigos,
peregrinos de la Fe,
enseñame a caminar
amándote en mis hermanos.
Amén

Comentarios