Lágrimas que siembran alegrías


Si hoy estás llorando, si algo te duele, si el horizonte está difuso, si lo recorrido tiene un signo de pregunta, no dejes de confiar en Dios. 

Lo que sientas te dirá tal vez que te repliegues,
que nadie ni nada,
ni muchos menos Dios, 
podrá rescatarte.

Pero no dejes de esperar, 
de creer y amar.
Que esa confianza se haga alabanza,
sin tantos preámbulos y
con el corazón latiendo en cada palabra,
así como te salga
será la mejor forma que llegue
la ofrenda a tu Padre. 

Recibirás la Promesa que celebran todos los que han creído, aquella de que "el que siembra entre lágrimas, cosechará entre cantares".

Tus lágrimas de hoy,
ofrendadas en el Amor,
están sembrando las alegrías
que ya están llegando.
No es ser positivo,
es la realidad de los bienaventurados...

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!