Vida intensa


Padre son días muy intensos,
con mucho por hacer, recibir, ofrendar y amar.

Son los desafíos de siempre
y otros nuevos que movilizan hasta la raíz.

Mis limitaciones me recuerdan lo pequeño que soy
que no puedo estar en todo,
que no puedo hacerlo todo.

Pero ese todo es bienaventuranza,
es una permanente Buena Noticia de que Vos sí podes;
es esa hermosa novedad de saberme vulnerable a Tu Amor.

Se trata de permitirte a Vos ser Dios 
y yo simplemente, 
tu hijo amado que hace lo puede
y puede según su Fe.

Dame la Gracia de hacer lo que me pedís,
de que se me vaya la vida en cada acción,
de que no me guarde nada,
que me dé por entero.

Me pongo en Tus manos
y en Tus manos a tantos rostros hermanos,
tantas vidas, historias y búsquedas
de quienes me rodean.

Ante el dinamismo de la Vida
no puedo estar con ellos tanto como quisiera
pero Vos sí:
cuidalos.

No hace falta que te lo pida
pero sí necesito yo recordarlo al decírtelo,
que no se trata de ellos y yo,
sino de Vos en medio nuestro.

Me invitas a creer en la fecundidad de los lazos 
que edifican Tus Sueños más allá de las distancias físicas;
pero si contemplamos Bien,
estamos más que cerca,
vivimos uno latiendo dentro del otro,
así como cuando hablabas del "Sean Uno" o del
"donde dos o más",
sé que también pensabas en nosotros...

Comentarios