28 abril 2014

Goliat



No tengo lanzas 
porque no sé usarlas,
ni armaduras
porque son tan pesadas
que no estoy entrenado para caminar con ellas.
Sólo un bastón,
una honda y una mochila 
con cinco piedras lisas 
para luchar contra vos,
Goliat.
Te reirás y burlarás,
esperarás que dé marcha atrás
pero, no esperes más.
Ya voy de Camino, 
en el nombre de Jesús 
y Él ya me ha librado de tantas garras.
Y sabrás que el Señor da la victoria
sin espada ni lanza sólo con la Fe.
No me importa qué tan gigante seas
ni cuántas guerras hayas ganado,
aunque sea pequeño y frágil
el Señor me dará la fuerza
para vencerte.
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...