Fragilidad


Señor, aquí está mi fragilidad más íntima,
mi pequeñez sin capas que la escondan.
Me ha dolido descubrirme tan débil,
tan vulnerable a los roces del andar.
Mis pasos están heridos y cansados,
necesitan que los carguen,
que los alcen y señalen la Esperanza. 
Pero ha sido todo Buena Noticia
este saberme barro,
barro elegido porque es amado.
Busqué ponerme en Tus manos 
pero no lo logré,
porque nunca he dejado de estar ahí,
porque siempre has estado aquí...

Comentarios