Eso que retrasa mis pasos


Señor, aquí llegué para entregártelos
para que los tomes y hagas todo nuevo, 
no hacen más que estancar el paso de hoy.

Tuve que ponerle nombre a cada uno de ellos,
aunque sé que ya los conoces,
pero así recuerdo que no les pertenezco.

Aquí van los miedos,
esos que me quitan el sueño y los sueños,
esos que me distraen de lo verdadero
y hacen temblar lo amado.

Enrollan mi esperanza y encajonan lo aprendido,
hasta los puños se vuelven apretados 
y la tristeza golpea mi puerta.

¡Aquí están, estos son!

Los que intentan acallarte diciéndome que no estás,
los que interrumpen la paz,
los que cancelan mi gozo,
los que asustan una y otra vez
alambrando el horizonte.

Acampa en mi historia presente de cada día,
necesito recostar sobre Tu regazo
los latidos de mi corazón encontrado
que Te busca.

Amén

Comentarios

Entradas populares