16 octubre 2013

Decirte sí


Decirte sí, Jesús es morir

es quitar la llave y dejar la puerta abierta,

es dejar las zapatillas a un costado y descalzarme,

es quitar el vendaje y mostrarte mis heridas,

es ir a los rincones que me dan miedo,

es poner las preocupaciones en la mesa,

es soltar el querer controlarlo todo,

es hablar de los sueños dormidos,

es abandonar el pronóstico del reloj,

es llamar a los talentos que dejé en la banquina,

es dejar de perseguir las preocupaciones,

es consentir que escribas las partituras de mi canción cotidiana.

Decirte sí, Jesús es exponerme

a que me atravieses con la ternura de Tu mirada,

es permitirte alzar mi fragilidad

y amarla.

Decirte sí, Jesús es morir

para que me resucites a la Vida.

En Abundancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...