Esa Voz

Y en el silencio de la ciudad, 
cuando la creación entera se reparte
en descansar unos,
y velar otros; 
de alguna parte, en tu interior 
llega una Voz que te anuncia: 
¡¡Cuánto te amo!!


Conoces esa Voz,
prestas atención,
miras tu día,
subís el volumen de tu oración,
y escuchas que esa Voz
estuvo recogiendo tus lágrimas
diciendote que todo estará Bien,
dibujando tus alegrías
anunciándote que vino para que tengas Vida
y Vida en Abundancia,
abrazándote cuando tenías el puño apretado
contándote de las bienaventuranzas,
y siendo tu sostén cuando cansado y afligido
te recostaste sobre el árbol.

(Gracias al que pronuncia 
esas Palabras,
que nunca apagará Su Voz...)

Comentarios