Corazón


Le confieso algo: no tengo un corazón así de impecable pero ¡tampoco quiero tenerlo! Quiero que mi corazón si hace falta esté embarrado, despeinado, sacudido, con algunas marcas, que esté gastado, tironeado, desarreglado, estirado, raspado, sin nada de brillo. Sí, quiero que esté así porque ello significará que he amado y que Quien es el Amor me ha resucitado una y otra vez... 

¿Amar significa sufrir? No, amar significa seguir amando aunque a veces duela. Hay que redoblar el Amor... 
Reza una jaculatoria bien antigua: Jesús, ¡haz mi corazón semejante al Tuyo!

Prefiero el corazón que dibujaría un niño


Comentarios

  1. Querida Luz (que nombre tan especial, para los que nacimos en mi tierra. La virgen de la Luz es la patrona de la pequeña ciudad donde nací. Una imagen pequeña, morena y muy hermosa que se le apareció al Rey Alfonso VIII de Castilla junto al río Júcar durante la conquista musulmana y que allí continúa, amparando a los conquenses)

    Me alegro de que le gustaran mis pequeños poemas. He comprobado que visitó mi blog y estoy seguro que entendará que buscara su acogida para mi poemas religiosos que allí no tienen el lugar adecuado.

    Si a algún hermano le aportan algo de paz, será la mayor recompensa que pueda obtener.

    Me permitiré ir poníéndole mis poemas y oraciones aunque como en este caso no estén especialmente relacionados con el post que usted escriba.

    También le pondré poemas y oraciones de otros que me son especialmente queridos.

    Aquí le dejo dos, uno mío y otro de Leon Felipe (el segundo) que me es especialmente cercano:

    TU ERES CAMINO

    Eres camino, acogida
    luz del hermano, misterio
    perfume, esencia, sahumerio
    paz, amor, júbilo vida.
    En tu compañía querida,
    nos encontramos felices.
    Tu, que llenas de matices
    y de gracia la existencia,
    danos, Padre, tu presencia
    muéstranos tus cicatrices.

    Haz que tengamos presente
    tu, entrega y tu sacrificio.
    Concédenos tu buen juicio
    Haznos, del otro, afluentes
    Haz que sea convincente
    nuestra vida, nuestro ejemplo,
    que seamos ese templo
    donde vives jubiloso.
    Haz a todos muy dichosos
    Padre que en amor contemplo

    MÁS SENCILLA

    Más sencilla... más sencilla.
    Sin barroquismo,
    sin añadidos ni ornamentos.
    Que se vean desnudos
    los maderos,
    desnudos
    y decididamente rectos.

    «Los brazos en abrazo hacia la tierra,
    el mástil disparándose a los cielos.»

    Que no haya un solo adorno
    que distraiga este gesto...
    este equilibrio humano
    de los dos mandamientos.
    Más sencilla... más sencilla...
    haz una cruz sencilla, carpintero.

    (Leon Felipe)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias Antonio por cuidar éste espacio de encuentro, ahora estaré más atenta a que no se cuelen esas páginas!!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, entonces a la recompensa ya la tienes :D porque ellos ya recibieron la unción que regalan tus poemas... ¡Gracias por compartirlos y enriquecernos con ellos! Dios te bendice

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!