La tormenta pasará


Si en el medio de mi navegar se desata una tormenta que parece no querer irse, si el viento hace tambalear mi Fe y el viento intenta aplastar mi esperanza: ¡muéveme, hazme ir a Ti! 

Si en el medio de mi navegar pierdo la brújula y todo lo recorrido pareciese en vano, si las olas se acercan rugiendo de que al puerto no llegaré: ¡muéveme, hazme ir a Ti!

Si en el medio de mi navegar el eco de los miedos a lo inesperado y desconocido me empuja a dejarme invadir por la soledad , si el agua en la canoa va subiendo con la tristeza de que perdido estoy: ¡muéveme, hazme ir a Ti!

Si en algún momento creyese que estás dormido, ¡muéveme, hazme ir a Ti a despertarte y así despertaré!

(No estarás dormido sólo estabas esperando que despierte y te de el timón de mi vida...)

Comentarios

  1. Estimada Luz

    Dado que en mi blog (tiochafachorras.blogspot.com.es), lo que prima es la poesía satírica, que no siempre es compatible con las "buenas maneras" literarias, me voy a permitir el lujo de utilizarla.

    Me encanta lo que escribe y por esta vía, le mandaré mis poemas y oraciones más cercanos a mi relación con Dios.

    Reconozco no ser un cristiano al uso, sino más bien uno que transita por este mundo lleno de "mea culpas" pero aún así sus post me han proporcionado algo de paz y quiero corresponderle con mi pequeña aportación.

    Además, el título de su blog me recuerda al momento más emotivo de la pelicula de Mel Gibson ("La Pasión") dinde cada vez que la veo, y ya van unas cuantas, no puedo evitar llorar como una Magdalena (nunca mejor traída esa comparación).

    En sucesivos comentarios le mandaré mis poemas y oraciones. Por supuesto, si no los considera dignos solo tiene que decirlo y dejaré de hacerlo (mi mail es eltiochafachorras@gmail.com)

    Le saluda con afecto

    El tío Chafachorras (Antonio)

    ResponderEliminar
  2. Oración

    Padre, haz de mo un milagro de tu amor.
    Que la felicidad de los otros sea mi felicidad
    Que la justicia para los otros sea mi lucha.
    Que el amor a los otros sea mi ofrenda.
    Que la paz de los otros sea mi trabajo.
    Que la alegría de los otros sea mi refugio.
    Haz, en fin, que cada cada vez que amanezca,
    vea que recorrí un poco más de tu camino,
    que recibí un poco las de tu luz
    y que entregué un poco las de mi vida.

    (Jueves Santo de 2001, junto a la vidriera de San Francisco de Asís, en la iglesita del silencio en Taize)

    ResponderEliminar
  3. A la Virgen de la Esperanza de la ermita de Valmayor en Valdemorillo

    Por ser amor tan profundo,
    por ser un Sí, voluntario
    Dios hizo de ti sagrario
    de la salvación del mundo.
    Madre de vientre fecundo,
    acreedora de alabanzas,
    ayúdame con confianza
    a ser un digno cristiano
    no me dejes de tu mano
    Señora de la Esperanza.

    Ayúdame a hacer dichosos
    a aquellos a los que amo.
    Haz que tengan mis hermanos
    un porvenir jubiloso.
    Pues no hay nada más hermoso
    que vivir en la alegría
    de sentir cerca, María
    tu presencia tan cercana,
    ¡Gracias doy cada mañana
    por tu Gracia, madre mía!

    ResponderEliminar
  4. ¡Antonio, Antonio, Antonio! Te confieso que hace días había leído tus palabras pero Su obra me cautivó y mucho. Te anuncio que en cada una de ellas fue la Vida en Abundancia la que me encontró:¡GRACIAS! En vos nuevamente llega Dios y me sorprende haciendo nuevas todas mis cosas, regalándome un oasis para respirar y descansar redescubriendo que es Él el que se vale de éste pequeño barrilete que no intenta más que compartir Su paso en mi vida. Si hay algo bueno es de Él que supera mis debilidades, miserias y aquí estoy aprendiendo a alegrarme porque así se vislumbra más que es Su obra. ¡GLORIA A DIOS! Tus oraciones son de tanta unción, se las he compartido a amigos y hermanos de camino y les ha tocado lo más profundo de su alma y ¡no exagero! GRACIAS... He estado rezando por vos, y seguiré...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!