14 junio 2013

Preparándome para el encuentro

Señor prepara mi corazón
para el encuentro.

Que las tranqueras estén abiertas,
que no haya perros que ladren,
que la puerta esté sin llave,
que por las ventanas entre el Sol
y lo haga sin pedir permiso.

Que el mate esté preparado,
que lo que "hay que hacer" no preocupe,
que no haya un reloj que apresure.



Que el silencio no sea incómodo,
que la escucha sea paciente
y no avasallante,
 sino que contemplando el corazón del hermano.

Que las palabras vengan si es necesario,
a veces es sólo ser descanso.
Si llegan que sean de unción,
que edifiquen a quién las reciba.

Señor prepara mi corazón 
para el encuentro,
para dejarse habitar,
para dejarse amar
y amar 
sabiendo que donde dos o más
estén reunidos en Tu Nombre,
ahí estás Vos.

Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...