Mientras buscaba, fui encontrada

Una vez más, la sorpresa se paró frente a mí. Y bueno, no pude ser indiferente. 
Resulta que me había propuesto buscar algo que necesitaba en forma urgente. Para ello comencé a "revolver" más de lo pensado cuando no encontré aquello en el primer "potencial" lugar. Iba de un lugar a otro, tratando de hilvanar alguna oración para ahuyentar a la desesperación si intentaba asomar su nariz. Parece exagerado, pero en éstas escenas sencillas de la vida se juega la santidad y nos asombraríamos de la cantidad de veces que perdemos la paciencia, la paz en dichas situaciones. Me ha pasado, así que al primero que traigo es al que nunca se va: Jesús.


Y la sorpresa fue que mientras buscaba lo que me salían al encuentro eran cartas, tarjetas, fotos, regalitos que marcaron paisajes del Camino recorrido. Cada uno importante, por ello aún están ahí en dos cajas de zapatos que en realidad con semejante tesoro, podría llamarlos cofres.
Mientras vamos andando, vamos también guardando estas fuentes de Vida en Abundancia, esos detalles, esos gestos que elevaron nuestros latidos a lo más alto o profundo del Amor.

Como consecuencia, aún sigo en la búsqueda de aquello que por cierto, ya ha tomado otro grado de urgencia mucho menor pero después de todo, felizmente descubro que todo ha sido obra del Amor de Dios que en Su creatividad, nuevamente ha acariciado mi alma.

Comentarios