Mundo agitado



El mundo anda agitado.
Muchos son los que corren. 
Me pregunto ¿quién jaló la perilla que aceleró el andar?

Pero yo hoy te invito, si querés y podes
a parar, detenerte, a escuchar y compartir
siendo que compartir no siempre es hablar
sino muchas veces contemplar.

No siempre en la vida detenerse
es retrasarse sino todo lo contrario,
es nutrirse, respirar profundo,
compartir unos mates,
agradecer ese rayo de sol,
elevar juntos una oración
acordarnos de esa canción.

Te espero. 
Si hoy no podes,
mañana la invitación se renueva.
Si mañana venís y no estoy
salí a mi encuentro.
Tal vez sea yo 
quién necesite
que me inviten
a detenerme
para que la Vida
me avance...

Comentarios