12 abril 2013

Sé lo que quiero


De repente,
entre el silencio que comenzaba a llegar
en una ciudad que volvía del trabajo
y que anhelaba el reunirse en su hogar,
escuché.

Escuché lo que tanto preguntaba
hacia afuera, hacia arriba
y resultó que vino de adentro,
de lo profundo.

Escuché cuando no me lo preguntaba,
sólo estaba atent@ al misterio
contemplando otras vidas,
y la mía dejándola en la sala de espera.

Encontré lo que tanto buscaba,
y resulta que había estado desde siempre ahí,
dentro de mí ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...