Me cansé



Señor, me cansé
pero creo este cansancio
es un cansancio bueno.
Me cansé de estar haciendo 
nuevamente, 
el mismo camino
que me lleva al mismo lugar.
Confieso, que mi alegría es que aunque vuelva 
a caminar sobre las mismas huellas,
Vos me seguís acompañando
a la espera de que decida ir por más.
Pero Señor, sí, me cansé.
Elijo dejar la seguridad de los senderos ya conocidos
por los que aún no han sido descubiertos,
elijo abrir la puerta a ese paisaje que aún no diviso
porque me diste un corazón aventurero,
para que se arriesgue,
luche y salte
de una montaña a la otra.
¿Qué habrá?
¿Cómo serán los cielos?
¿Habrá espinas?
¿Habrá un árbol dónde cobijarme?
¿Un río dónde beber?
No sé lo que vendrá,
pero éste cansancio me ha despertado,
ha puesto mis pies descalzos,
mis brazos arremangados
y en mi corazón el bastón de la Fe
que me dice,
que estarás conmigo,
y que pase lo que pase,
Vos no pasarás.
Señor una cosa más,
gracias por haberme esperado,
aquí estoy de vuelta.
Amén


Comentarios