Dormir no es lo mismo que descansar



Se puede caminar y andar dormido,
sin saber a dónde se va,
sin esperanza,
sin búsquedas,
con ventanas selladas
y puertas cerradas
desde adentro.

Descansar se puede en un abrazo,
o cuando el alma se invita a rezar,
cuando el corazón es recibido por la escucha paciente,
cuando se sostiene con la oración del hermano.

Dormir no es lo mismo que descansar
pero el que sabe en Quién descansar
como el discípulo amado,
recibirá siempre la Gracia
y estará atento
para despertar a los que duermen,
despertarlos a la Vida
en abundancia...

¡Que descansen entre Sus brazos!

Comentarios