Sonreír pase lo que pase



Bellísimo sería si podría vivirlo. 
Tal vez algún día luego de mucho caminar,
de mucho dejarme avanzar 
por la Vida en abundancia, sí.

Creo que es posible
y todo es posible para aquél que cree
en Aquél.

Aunque me pregunto
¿Jesús habrá estado siempre sonriendo?

Pero en mi pequeñez
hoy me resulta tremendo desafío,
vivir siempre todo con una sonrisa,
pero Él sabe
y yo sé,
que aunque no pueda siempre estar sonriendo
sí puedo siempre estar en paz.

Es Su Gracia...

Comentarios