Habemus Papam: ¡Tus alegrías, Señor!





Tus alegrías Señor, 
no tienen igual,
porque no conocen fin
y siempre son 
comienzos.

Son tan fuertes y grandes
que superan 
cualquier medida,
palabra o
límites.

¿Tiene fronteras el Cielo?
¿Cuántos kilómetros mide Tu Amor?

Tus alegrías Señor,
no se pueden guardar,
no se puede contener tanta Vida.
Hay que dejarse habitar por ellas
y que se traduzcan
en alabanzas 
de palabras,
silencios,
obras,
abrazos y 
toda expresión
de júbilo 
que un corazón encuentre
para agradecer no tanto amor,
sino TODO el Amor
que nos das.

¡¡Tus alegrías, Señor, Tus alegrías!!

Comentarios