Una mirada, una bendición




Cuida tu mirada,
ama a través de ella.

Nunca se sabe si aquél con el que te cruzas
ése día no necesita recibir confianza, aliento, paz, perdón, esperanza, Vida...

La humanidad, la ciudad, las calles
están llenas de miradas que alejan,
que borran, que juzgan, que reprochan.

¿Que te cruzas con decenas de personas cada día?
¿Que a muchos de ellos no los conoces?

Aunque no sepas su nombre,
Dios sí lo sabe y lo ama.
Eso basta...

Para ello ten algo presente desde que la mañana se levanta
hasta que la ciudad comienza a silenciarse,
siempre estás siendo contemplado por el Amor de Dios.

Como proyección de esa misma Mirada,
celebra, regala la tuya...

Una mirada= una bendición

Jesús lo miró con amor y le dijo… 
Mc 10,17-22

Comentarios