10 enero 2013

Ir



Decidirse y
soltar las amarras,
sacudir el ancla,
dejarse alcanzar por el sol
e ir hacia el horizonte,
con el mar que salpica y sorprende
mientras juega con el viento,
en ese silencio que suena a sinfonía,
que canta, que grita
que lo más bello de la Vida
está a la puerta del que se arriesga
a hacer del Amor la brújula de su Vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...