Alguien que viene


Señor, estamos llegando a fin de año y mucho es lo que viene. A veces asusta y quisiésemos que pase rápido o que uno pudiese parar el tiempo pero no, gracias a Vos que no. ¡Es que venimos tan cargados con tanto hecho, con tanto por hacer! Con el peso de lo que pensamos no salió como planeábamos, con tanto desafío en cada día, con tantas montañas escaladas, con tantos horizontes por conquistar, con tanto para agradecer por llegar a campos a los que nuestra vista a principio de año no divisaba. ¡Tanto Amor!

Sin embargo, aquí estamos y no por nada hemos llegado hasta aquí, sino por Alguien. Y en estos días, donde la mayor parte nos la pasamos corriendo, es mucha la Vida en abundancia que nos espera. Sólo es cuestión de creer, esperar y amar.

Señor, son los últimos días
del almanaque que se acaba,
el año que viene ya asoma
con fechas ya ocupadas.

Aunque los días siempre duran lo mismo
ha pasado rápido, cada vez más.
Espero no haberme perdido ningún milagro,
si es así o si me lo olvido, 
recuérdamelo.

Pero también son tiempos 
donde ando agitad@,
viene el poco dormir,
el corazón acelerado
y las miradas que no contemplan
sino que piensan qué tienen que hacer después.

Mis pasos se chocan tanto con los de los demás,
que parecen competir en una carrera
de la que nadie sabe quién
tocó el silbato para la largada.

Señor, es mucho lo que viene,
vienen balances, 
preguntas,
despedidas,
etapas cumplidas
otras que se abren,
emociones
y tanto más.

Pero Señor, cuando el miedo aparezca
recuérdame que ante todo,
el que viene sos Vos
y acompáñame a esperarTe.

Amén

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!