De palabras y obras



Señor, a veces querría poder proclamarte
con las obras más que con la voz.
Me dices: "Muéstrame tu Fe sin obras,
que yo por mis obras te demostraré mi Fe" (Santiago 2,18)

Pero soy tan pequeñ@ y Vos,
Verdad tan grande
que muchas veces aún no vivo
aquello que anuncio,
por eso cuando anuncio 
al primero que anuncio 
es a mí mism@.
¡Dame Tu Gracia!

Algunos santos nos invitan a recurrir a las palabras 
sólo si fuese necesario, pero ya me ves
por lo menos en los senderos de hoy,
 necesito nombrarte muchas veces en el día
y el que seas el Nombre que más mencione en la jornada
me sacude el corazón de alegría.

.Y ésto es lo que me hace siempre aprendiz
en Tu lógica que desconcierta al mundo,
de elegirme no por ser lo mejor
sino porque con Vos, soy mejor.
Es que el Amor saca lo mejor de todos.

Y así, en ésta "desventura" es donde me hallo
"felizmente bienaventurad@".
Tal vez mañana ya no sea así, pero mientras
que vengan Tus Palabras:
¡aquí está Tu voz!
y ésta será Tu obra...

Comentarios