05 septiembre 2012

Ven, sé Mi luz


"Ven, sé Mi luz..."
Y ella fue, fue hasta dónde nadie había llegado,
hasta donde la oscuridad parecía dominarlo todo,
hasta donde todos evitaban ir,
hasta donde la mirada se desviaba o disfrazaba,
hasta donde la miseria más grande era la falta de Amor.
Y ella fue, fue hasta dónde nadie había llegado,
se enfermó, ensució, entregó cada segundo,
lloró, oró, suspiró y dió su vida,
llegando hasta dónde nadie había llegado,
hasta el Corazón de Jesús abandonado, olvidado, despreciado
para amarlo, y lo hizo.
"Ven, sé Mi luz" Jesús le dijo
y ella, fue...

He aquí el milagro que nunca acabará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...