Soñando con María




Madre, estaba dormida y soñaba que te entregaba un regalo.

Había logrado expresar aquello que tanto
anhelaba decirte.

Mi corazón plasmado en letras,
latidos que escribieron un poema para ti.

Tu Rostro dulce, luminoso, sonriente
y emanando paz se presentó ante mí.

Tus manos recibieron las mías
y allí la Vida se elevó hacia lo más alto.

Eso sucede cada vez que nos dejamos
encontrar por tu amor.

En mis adentros trataba de grabar aquellos versos
para volverlos a plasmar.

Desperté y sólo recordé tu presencia, ya no lo escrito.

Será que el regalo ya había sido entregado en el sueño,
y ya ahora despierta, estaba recibiendo el mío
de jamás olvidar éste encuentro
de una vida que se transformó en Sueño
de un Sueño que se hizo realidad.

¡Gracias Má!

Comentarios

  1. Que bellezaaaa!!!
    Gracias Ma...divino.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso sueño, hecho realidad :) Te quiero mucho!!!! ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!