Ambulancia


Seguramente te ha sucedido varias veces que mientras ibas de camino hacia algún lugar, de forma inesperada escuchabas y observabas cómo una ambulancia se abría paso entre los vehículos. El paisaje cotidiano se veía interrumpido por la urgencia de custodiar la vida.

Suele ocurrirme que cuando ello sucede, mi corazón en cierto modo se sacude pensando en si tal vez ésa ambulancia ¿acaso no va en busca de alguien a quién amo? Me conmueve, me despierta y me cuestiona: ¿cómo me despedí de quiénes amo? ¿qué les dije? ¿los saludé? ¿les demostré cuánto los amo? ¿estuve para recibirlos? ¿me dejé encontrar por el don de Dios presente en ellos? ¿estuve atento a sus necesidades? ¿los escuché? ¿los cuidé? ¿los amé hoy? 

Preguntas que quedan resonando y espero siempre sacudan mi corazón "abriéndose paso", no para asustarlo sino para despertarlo a amar a quiénes Dios me regaló como esencia de mis latidos...


Comentarios