06 julio 2012

Miradas que amen


Que mi mirada no sea tan pobre,
tanto como para limitarse simplemente a lo que ve,
que mi mirada no busque juzgar, descifrar o encuadrar,
que mi mirada no rechace sino que abrace,
que mi mirada no huya sino que acoja,
que mi mirada no distancie sino que acerque,
que mi mirada no reproche, sino que perdone,
que mi mirada no destruya sino que edifique,
que mi mirada sobrevuele la inmensidad del océano
que es un corazón latiendo,
que mi mirada sólo se ocupe de amarlo,
porque es mi hermano.
Amén




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!

Entrada destacada

Todo es regalo

Descubrir todo lo que nos regala Dios a través del hermano es una gran invitación a dar una continua acción de gracias que se eleve a l...