Quiero ver Tu Rostro


Quiero ver Tu Rostro, mi Cristo.
Confieso que Te lo pido aunque tengo miedo de no poder mantener mi mirada en Vos. Sí, sé que suena contradictorio y lo es, y me cuesta pero necesito encontrarme en Vos.
Es que Te miraré y veré tus lágrimas y heridas y veré cada vez que Te fallé. Sé que moverás mi mundo, que mi corazón débil querrá esconderse de vergüenza y mi historia querrá ocultarse en un rincón sin luz.

Pero quiero verTe mi Cristo, porque al verTe me veré y Te veré y encontraré que Tus lágrimas son las que dibujan mi esperanza, que cada una de Tus heridas es la que sana mi corazón golpeado, que cada facción de Tu Divino Rostro es la fortaleza que me levanta y envía. Así es, es Tu mirada la que eleva la mía al Cielo.

Por ello quiero mirarTe, para encontrar mi vida en Tu Corazón perdido de Amor por mí.
Pero quiero pedirTe un detalle más: si ves que corro hacia otro lado, vení como siempre a iluminar mi rincón porque no hay lugar en mi donde Vos no puedas llegar y resucitar...

¡Quiero verTe!
"Señor, busco Tu rostro" 
Sal 27,8 

(Sé que saldrás a mi encuentro porque estás ahí en la Eucaristía, en la Palabra, en cada hermano pero necesitaba decírtelo aún cuando lo supieses antes que yo)

Comentarios

  1. El Señor es espejo de tu grandeza ! ( Patricia)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!