Volver a Casa


Hoy vino una señora y con ella vino una tristeza muy grande. Hacía seis meses que la acarreaba.
La conversación comenzó como siempre, pero un detalle llevó a otro y con ello vino la raíz de su amargura. ¡Jamás hubiese pensando tal profundidad de compartir!
Hacía seis meses que no iba a Misa, hacía seis meses que cada vez que repiqueteaba la campana se sentía "indigna" de participar de la celebración, más aún de recibir la Eucaristía. Todo sucedió luego de tener un grave problema de salud cardiovascular.

Y éste relato vino entre lágrimas mientras la mano se elevaba hacia su corazón. Ella se preguntaba, ella me preguntaba con voz quebrada: "¿dónde quedó aquella mujer que siempre elegía ir a la Eucaristía? ¿dónde quedó ésa persona?"

Debo confesar que todo éste desenlace me conmovió, pero más me asombraba ése corazón ardiente de Dios que tal vez, no se daba cuenta que la Llama aún estaba viva. Y en ése momento sólo podría prestar oído y contemplar su búsqueda. Mientras pensaba en los tiempos de Dios y los de cada persona.

Ahora pensándolo bien, me cuestiono cómo no le dije que en realidad ninguno seremos merecedores de Dios, pero que Él es así y no le importa lo más mínimo eso, sino que quiere en nosotros morar y amar y que en realidad, esos pensamientos no eran de Dios, Dios jamás querría mantenernos lejos.

Pero sólo pude escucharla, contemplarla e invitarla a orar con la Palabra con el capítulo primero de Jeremías y aquí es donde me quedo tranquila, por algo será que nació ésta invitación... mis palabras se quedarían en el camino, en cambio La Palabra le mostraría el Camino de regreso a Su Amado.

Ahh!! ¿Que cuál es ése pasaje? Adelante chamigo, vé por Él... ;*)

P/D: ¡el Padre ya salió a su encuentro!


Hoy, siendo 22 de Febrero, miércoles de Ceniza tuve la Gracia de encontrarla en Misa, no pude más que salir a su encuentro en un abrazote, darle el "okey" con la mano y claro, unas lagrimillas aparecieron: ¡Gloria a Dios porque hace nuevas todas nuestras cosas!



Comentarios

  1. Qué lindo encuentro Luz..! Solo Dios sabe qué regalo nos dará a la vuelta de cada esquina!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por compartir tu encuentro!